Tiempo Regio Diario Informativo

La fe mueve a las masas, pero no montañas

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

En toda la historia de la humanidad, que ya son unos 165,000 años, las creencias o la «fe» de las personas siempre ha sido utilizada como herramienta de dominio o sujeción por parte de líderes político-religiosos. Nunca han podido mover una sola montaña, pero sí han generado varios movimientos, no todos con buenos fines.

En muchas ocasiones ha sido para mantener un orden preestablecido y orquestado por grupos dominantes, una tranquilidad y paz aparente; otras tantas para dar algo de esperanza en momentos de crisis. Pero también, en muchas ocasiones, ha sido utilizada como herramienta bélica y para la propagación de ideologías de odio en contra de grupos o personas contrarias a los intereses de los grupos de poder.

Esa fe también se utiliza para ensalzar fraudes y charlatanería relacionada a ellos, aprovechándose de la inocencia y desesperación de la gente que busca alguna respuesta o solución a los problemas que les aquejan en el día a día. En prácticamente todas las ramificaciones del cristianismo se ve esto a nivel mundial, desde los «pastores» que «derriban» feligreses con movimientos de sus manos, hasta los que venden amuletos de sanación que (dicen) son para protección de la magia negra o brujerías.

En esta época de pandemia, la crisis socio-económica se suma a la crisis existencial que muchas personas viven todos los días, al vivir en el desamparo de la sociedad, del gobierno y de la iglesia o culto en turno que debería de apoyar a los pobres. Los «ancianos», pastores, reverendos y sacerdotes son muy buenos para pedir diezmos, limosnas y «cooperaciones voluntarias», pero no son buenos para ayudar a la sociedad con ese mismo fervor con el que piden recursos.

Esos individuos no están por encima de la sociedad, recordemos que sus cargos o puestos son meramente honorarios o ilusorios, no tienen una autoridad real. Tienen tanta autoridad como un shamán de pueblo en el sur del país. La gente los sigue hasta que se fastidia de ellos y los quitan. En este momento de la historia estamos viendo algo así, hemos sido testigos como esa «fe» no protegió ni a sus más fervientes seguidores y representantes. Un virus real ha podido mucho más que la fe de todos esos «adoradores de la fe».

Por eso, ahora buscan ganar espacios en los distintos medios de comunicación, porque se les está acabando el teatro. Se está descubriendo que su culto tan sólo es una simple ideología, no va más allá de eso y así debe de ser tratada, como una simple ideología sin mayor poder que el que le da quien cree en ella, pero hasta ahí y nada más. Sin derecho a juzgar o a condenar a nadie por no tener su misma ideología, pues en este mundo, toda religión es lo mismo que otra, una simple ideología que necesita que alguien se la crea para seguir existiendo.

La gente no es mala por naturaleza, pero, si es ignorante, cualquier merolico o charlatán puede hacer que haga muchas cosas malas. Hay gente que por sus creencias hasta se baña en un charco de lodo o bebe agua de un río contaminado, a pesar de que por ello tendrán más padecimientos de los que ya traían cuando llegaron ahí a implorar la ayuda divina. ¿Ven que es un peligro que los niños sean adoctrinados en ideologías que pueden poner en peligro su salud o que pueda inculcarles ideas de odio en contra otros?

Si tus creencias te enseñan a odiar y a despreciar a los que no cuadren con una ideología en particular, entonces deja esas creencias. Si tus creencias te señalan cometer actos que ponen en riesgo tu salud o integridad física, o la de otros, entonces deja esas creencias.

Las creencias son cadenas mentales que pueden hacerte muy pesada la vida a ti y a otros. Y eso no es bueno, ni justo. Tus creencias no te dan ningún derecho ni autoridad para intentar imponerlas sobre otros. Si la gente de pensamiento libre rechaza tus ideas porque les parecen ilógicas o irracionales, ¿será que tienen razón? ¿Tienes el valor y la virtud suficiente para cuestionar tus ideas y constatar si son erróneas?

Si quieres ser un ejemplo de esperanza, paz y amor, entonces compórtate de acuerdo a esos valores, no quieras ser juez y verdugo de quienes no sigan tus ideas, pues no se puede ser pastor y carnicero al mismo tiempo. Las ovejas terminarán por dejarte.

http://twitter.com/belduque

https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leér más