Tiempo Regio Diario Informativo

América baila en C.U al ritmo de Uribe y Ménez

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Un doblete de Mateus Uribe y otro más de Jeremy Menez le dan al América una cómoda ventaja de cara al juego de vuelta ante los Pumas de la UNAM.

América no escatimó y da un golpe de autoridad en el Olímpico Universitario al derrotar 4-1 los Pumas de David Patiño en la llave de ida de los cuartos de final.

El Estadio Olímpico Universitario era el recinto donde se inauguraba la etapa de Liguilla del Clausura 2018, Pumas recibía al América en una edición más del Clásico Capitalino.

 

Trepidante inicio.

Apenas corría el minuto uno en el cronómetro y las Águilas del América ya se ponían arriba en la pizarra.

Una falta favorable a los de amarillo dio como resultado un tiro libre directo que fue cobrado por Renato Ibarra, en donde el ecuatoriano mandó su servicio al área que fue cabeceado por Mateus Uribe, quien la mandó a guardar muy temprano en el juego.

Ese fue un duro golpe para los universitarios, quienes se adueñaron de la pelota y trataban de abrir su juego por las bandas, como generalmente sucede.

Por izquierda estaba Jesús Gallardo, mientras que por derecha Pablo Barrera. Los dos futbolistas mexicanos intentaban desbordar con peligrosidad pero la zaga americanista respondía de manera eficiente.

El equipo de Miguel Herrera nunca perdió la calma y sabían que ese gol a favor iba a generar los espacios abiertos que Pumas podía generar en su intención por aproximarse al arco de Agustín Marchesin.

En una de esas jugadas a velocidad, América se volcó hacia el frente por todo el prado derecho, en donde un centro al área resultó golpear la mano de Luis Quintana, por lo que Luis Enrique Santander señaló penal.

Sin embargo, al ver la repetición se percibió que el zaguero puma no toca el balón con intención, pues antes del contacto con la mano, el esférico topa en la pierna, por lo que no era una falta intencional.

Los de Coapa no fueron culpables de la mala señalización arbitral, así que Jérémy Ménez tomó la bola y se encargó de incrustarla al fondo las redes con un cobro fenomenal, engañando por completo a Alfredo Saldívar que se quedó estático.

La losa era pesada, América tenía una ventaja que tal vez pocos hubiesen pronosticado.

No conforme con ese resultado, las águilas se mostraban hambrientas y con una dinámica totalmente de liguilla.

En un saque de manos trabajado, el balón le fue llegado a Mateus Uribe quien no lo pensó dos veces y sacó un tremendo fogonazo que rompió la portería puma, para aumentar la ventaja a tres anotaciones.

Dato: Tercer doblete de Mateus Urbe en la campaña.

 

Gol de esperanza.

Pumas estaba desconcertado, pero solo ocupó un minuto de relajación azulcrema para que rompieran el cero.

En un servicio al área, Nicolás Catillo fue derribado por Edson Álvarez, por lo que el juez central señaló el segundo penal de la noche. Y fue precisamente el delantero chileno quien tomó el esférico y con potencia venció a Marchesin para poner el marcador más decoroso en el entretiempo.

Dato: Este gol significó el número 203 en liguillas para Pumas.

 

Complemento y fiesta azulcrema.

Arrancada la segunda mitad, América supo lo que tenía que hacer y no se desbocó hacia al frente, al contrario, esperaba a Pumas y trataba de  aprovechar esos espacios que tanto anhelaba durante la primera mitad.

Y dicho y hecho, al 58’ otra jugada hacia el frente terminó siendo fructífera para el conjunto emplumado que continuaría llenando su canasta.

En su afán por recuperar el rebote dado por Saldívar, Oribe Peralta fue derribado por el arquero mexicano que interpuso su antebrazo y trabó al “Hermoso”, cuestión que le dio al árbitro la total facultad para señalar el tercer penal de la noche.

Y quien más sino Jérémy Ménez para hacer efectivo el cobro. El volente francés se paró en la mancha de los once pasos y contactó de manera fuerte la pelota, que se elevaría y entraría con gran clase para aumentar la ventaja a cuatro goles.

Dato: Ménez ha cobrado cuatro penales en el futbol mexicano y todos se han convertido en gol.

Al minuto 75’ Pumas ensenaría que no estaba rendido y un desborde de Jesús Gallardo por el lado derecho terminó inquietando a Marchesin, que se tendía y evitaba el segundo de los felinos.

Entre golpes, faltas y tarjetas amarillas, Santander dio por terminado el encuentro en la cancha del Olpimico Universitario.

Ahora, las águilas recibirán a Pumas el próximo sábado en el Estadio Azteca en lo que será la vuelta de esta llave de cuartos de final.

Cabe resaltar que cualquier triunfo, empate o derrota por menos de cuatro goles la da el pase al conjunto de Coapa a las semifinales del torneo.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leér más