Tiempo Regio Diario Informativo

La leyenda de La Planchada: La enfermera fantasma

“La Planchada” forma parte de las leyendas tradicionales de México. Para algunos, un “ángel guardián”, para otros, un “alma en pena”.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

En México existe una leyenda, quizás la más difundida en todo el país, que narra las apariciones de una enfermera fantasmal que atiende a los pacientes en los hospitales, nos referimos a “La Planchada”.

En varios hospitales del país, se cuentan relatos de la misteriosa aparición de una enfermera de muy elegante apariencia, pero con un uniforme de estilo antiguo, como de mediados del siglo pasado, que entra a las habitaciones de los pacientes más enfermos, les aplica sus medicinas y hasta charla con ellos.

No hay un origen certero de esta leyenda, algunos ubican su origen en el Hospital Juárez de la Ciudad de México, muchos otros dicen que en el Hospital de Zona 21 del IMSS, en el Hospital Muguerza o en el Hospital Universitario en Monterrey; otros dicen que en el abandonado Hospital Naturista de Ciudad Madero, Tamaulipas. Incluso comentan que su nombre era Eulalia, pero no hay nada constatado en ello.

Según cuenta la leyenda más generalizada, era una enfermera de nombre Eulalia que se había enamorado de un médico llamado Joaquín, su romance era tan grande que la misma enfermera ya no veía la vida sin la compañía de su amado.

Pero un día, Joaquín le dijo a Eulalia que tenía que salir de la ciudad para ir a tomar un seminario, por lo que tendría que ausentarse varios días del hospital. Varios días después, compañeros de la enfermera, al verla tan desconsolada esperando a su amado, no pudieron seguir guardando un terrible secreto. El médico había renunciado al hospital para irse a casar con otra mujer e irse fuera de la ciudad.

En su corazón surgió un gran rencor y odio a todo el mundo. Y de ser una persona muy amable y cariñosa se volvió una mujer muy amargada, al grado que cometió varias negligencias médicas que llegaron a causar la muerte de algunos de los pacientes.

Las causas de la muerte de “La Planchada” son muy variadas, unos dicen que en un ataque de coraje se cortó las venas, otros dicen que se degolló; otros cuentan que fue asesinada en el mismo hospital, por los familiares de uno de los pacientes a los que ella le causó la muerte. Otra versión dice que murió en un accidente, al desplomarse un elevador, otros cuentan que falleció de una dolorosa y muy larga enfermedad en el mismo hospital.

Se narra que, desde entonces, su fantasma se aparece en los hospitales, dando cuidado con gran dedicación a los pacientes más enfermos y que requieren atención especial. Hay testimonios que así lo constatan.

Los enfermos no se percatan de que, al parecer, “La Planchada” no tenía piernas, iba flotando en el aire.

En varios hospitales de la ciudad de Monterrey, aparece durante el turno de noche, esto según algunos internos, médicos y enfermeras de estas clínicas.

En el año 2005 entrevisté al director del Hospital de Zona 21 del IMSS, el Dr. Marco Tulio Flores, y nos narró con gran detalle la leyenda que ahí se cuenta, y agregó que “La Planchada” se ha hecho famosa por dar buena atención y medicamentos a los pacientes internados.

No hay reportes de que “ande espantando” gente, aunque, platicando con un guardia de seguridad, nos comentó que en una ocasión dos guardias nuevos realizaban su rondín de vigilancia en la madrugada, por el piso 10. De pronto, vieron algo parecido a una “nube blanca” que poco a poco se convirtió en la imagen de una enfermera, la cual les hacía señas de que se acercaran, pero ellos, al ver esto, salieron huyendo del lugar.

Una enfermera de este hospital, de nombre Blanca, mencionó que hasta han tenido reportes de familiares de los pacientes internados que afirman haberla visto atender a los pacientes, pero los enfermos no se percatan de que, al parecer, “La Planchada” no tenía piernas, iba flotando en el aire. Nos dijo que se impresionan ante esto, pero no pasa de un simple susto, pues ya se han ido acostumbrando a su presencia, incluso algunas enfermeras ya la toman como si fuese una compañera más que las apoya durante el turno de noche.

Charlando con otra enfermera, de nombre Esperanza, afirma haberla visto de frente. Nos dijo que estaba vestida con el típico uniforme de enfermera, y sus rasgos son muy finos, pero comentó que “sus ojos no reflejan nada, se ven vacíos, sin vida».

Un destacado médico de la zona poniente de Monterrey, de quien omitiré el nombre, personalmente me narró que a finales de los 70´s, después de haber sufrido un grave accidente automovilístico, fue internado en el Hospital Universitario. Una noche, llegó una enfermera, muy arreglada y bonita, con un uniforme de estilo antiguo, con capa y cofia, quien con mucho cuidado le aplicó la inyección de un medicamento que necesitaba.

Momentos después, llegó otra enfermera, la encargada del turno de noche, para aplicarle el medicamento, pero él le dijo: “¿La otra enfermera ya vino a ponérmelo”, ante esto, la encargada del turno le preguntó: ¿Cuál enfermera? Por lo que le describió su apariencia. Al oír esto, la encargada se sorprendió, y simplemente dijo: “Ah, ya sé que enfermera fue”. Posteriormente, cuando fue dado de alta, las mismas enfermeras le dijeron que esa enfermera “no trabajaba ahí”, pero sí se aparecía para atender a los internos en la noche.

Estas anécdotas no son pocas, van desde personas que dicen que les dio sus pastillas, les hizo curaciones en sus heridas, o hasta quienes aseguran que les puso inyecciones.

Unos la pintan como si fuera un “ángel guardián” de quienes están en los hospitales, para otros, es un “alma en pena” que quiere compensar todo el mal que hizo cuando le rompieron el corazón, dando la buena atención que siempre debió haber dado. Para otros, es solo un relato para asustar a los pasantes de médico y practicantes de enfermería que tienen que ir a hacer guardia nocturna en los hospitales.

Los relatos siguen multiplicándose y, al parecer, atiende en varios estados de la república mexicana, sin hacer distinción de clase, raza o creencia.

No existe ninguna imagen de ella, a pesar de algunos malos intentos de mistificar el caso, pero “La Planchada” ya forma parte de las leyendas tradicionales de México. Los reportes de las supuestas apariciones de la enfermera fantasma han continuado hasta la fecha; aparentemente ella continúa con su labor altruista, desde el más allá.

http://twitter.com/belduque

https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leér más