Tiempo Regio Diario Informativo

Documentales falsos

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Hace varias décadas surgió un novedoso género cinematográfico, televisivo y literario que ha funcionado, en varias ocasiones, con gran éxito en las audiencias: El falso documental. Este ha abordado distintos temas, desde eventos históricos, hasta cuestiones mitológicas como cuentos de brujas, las pirámides e, incluso, presuntas abducciones por extraterrestres o apariciones de fantasmas.

Este género ha sido aprovechado por varios autores de libros en los que, supuestamente, muestran investigaciones de hechos reales; pero en realidad, todo se trata de una dramatización y exageración de ciertos hechos, aunque también, en algunos de los casos, todo es falso.

Ejemplos de esos falsos documentales son las películas “El proyecto de la bruja de Blair”, “Actividad Paranormal”, “El cuarto contacto”, y varias producciones del llamado “Canal de historia”, en donde se muestran recreaciones de supuestos “hechos verídicos”. En realidad, todo es pura y simple ficción. Dentro de los libros que pueden ser clasificados dentro de este subgénero de ficción están el afamado “El caballo de Troya”, el “Libro de Urantia”, y otros tantos libros de “draconología”, “vampirología”, angelología e, incluso, varios sobre “comunicación con hadas”.

Esto ha afectado a la seriedad de algunas investigaciones sobre temas de misterio, pues por su falta de datos concretos y precisos, pareciera que en realidad se trata de una de estas obras.

Algunos supuestos “investigadores” han utilizado este subgénero literario para inventarse “documentales” e “investigaciones” sobre distintos temas de misterio y casos insólitos. Basándose en rumores infundados, creencias, y muchas ocurrencias, realizan trabajos que intentan dar la apariencia de investigaciones, pero, en realidad, solo son simples trucos con información manipulada.

Ahora, podemos ver en las redes sociales cientos de páginas infestadas de supuestas “conspiraciones secretas”, que casi todo mundo conoce, y que de secretas no tienen nada. Desde falsos efectos secundarios en vacunas antivirales, hasta supuestas y falsas armas secretas que utilizan ondas de radio o micro ondas para destruir o modificar el tiempo, como el antiguo Proyecto HAARP (Programa de investigación de aurora activa de alta frecuencia) o el LHC (Gran colisionador de hadrones), que de armas no tienen nada.

Así se van armando verdaderas redes de desinformación, como las denominadas “exociencia” o la “exopolítica”, que afirman muchas cosas, pero no pueden demostrar nada; simplemente porque lo que dicen es falso. Sus postulados están plagados de falacias y sofismas.

La manía de los conspiranoicos a veces pareciera ser el resultado de tener una vida insípida y rutinaria, por lo que terminan reinventando “su mundo” para combinarlo y mezclar la realidad con sus fantasías y sueños no realizados de la infancia.

Esos falsos investigadores han sido un lastre para muchas investigaciones que se han dedicado a estos temas con seriedad y objetividad. Hay pseudo-investigadores que incluso han manipulado y alterado petroglifos con tal de poder ilustrar sus libros sobre “paleo-ufología”, para tratar de dar “veracidad” a sus obras.

Eso ya es demasiado bajo y corrupto, pero sus seguidores los siguen como si fuesen maestros del saber en esos temas. Pero eso de inventar, o alterar pruebas y evidencias, es más común de lo que parece en el campo de las investigaciones de temas de misterio, que padece la plaga de falsos ufólogos y falsos parapsicólogos.

Es tan sencillo eso de inventarse y autonombrarse con títulos que suenen interesantes y que no tienen nada de reales, que de ahí surgen “maestros” de muchas pseudo-ciencias alternativas, que necesitan de la credulidad de sus seguidores para seguir existiendo, pues carecen de resultados que sean sustentables y corroborables.

El que, en una película o libro, venga la frase de “Basado en hechos reales”, no es garantía de que sea real, pues no representa que sea fidedigna, como la experiencia nos lo ha demostrado. La mejor forma de darse cuenta si algo es falso o real, es analizarlo y verificarlo de forma inquisitiva, pues así, si existiera algún engaño, no pasaría los debidos escrutinios de cualquier buen pensador, alguien al que le guste razonar las cosas.

Ahí se las dejo de tarea.

http://twitter.com/belduque

https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leér más