Tiempo Regio Diario Informativo

Documental Rock Staff: El backstage de todos los conciertos

100

La noche del viernes, en el Metapatio Cervecería, se presentó el documental Rock Staff: La vida detrás del escenario, del director tapatío Leonardo Orozco “Palomo”. Una obra que nos muestra las entrañas del concierto de rock, la vida de los roadies; las personas que hacen posible que el escenario se mantenga en pie y el sonido reviente al público.

Cerveza y rock se conjugaron la noche de este viernes. El documental Rock Staff llegaba al Metapatio, en el centro de Monterrey, y venía de cosechar buenas críticas en la Ciudad de México y Guadalajara. Fondeado en un inicio por la beca Proyecta de la Secretaría de Cultura de Jalisco, fue producido por Santa Sangre Films con el apoyo de Ana Karen Aceves y un equipo de aproximadamente diez personas.

Esta es una obra muy personal del director-guionista-camarógrafo-productor (y, obvio, “jalacables”) Leonardo Orozco “Palomo”, que sintetiza horas y horas de grabaciones realizadas a lo largo de su carrera como roadie en la escena del rock latinoamericano.

¿Qué diablos es un roadie?

Al equipo técnico que instala escenario, instrumentos, equipo de sonido, etc., se le llama cariñosamente roadies, staff, backstage o “jalacables”. Y a pesar de que muchos nos podríamos imaginar que se dan la gran vida entre músicos, viajes y conciertos; pocos reparamos en la enorme responsabilidad y esfuerzo físico que este estilo de vida representa. Un oficio para el que no hay escuelas y se alimenta exclusivamente de la pasión por la música.

Algunas referencias en la cultura popular las podemos encontrar en la película Roadie (1980) dirigida por Alan Rudolph y protagonizada por el cantante Meat Loaf (de la cual podemos ver algunos fragmentos en el documental); así como en el videojuego Brütal Legend (2009), en donde el roadie Eddie Riggs (voz de Jack Black) debe usar el poder del rock para librar al mundo de los demonios.

¿Y el documental que tal?

Es un excelente documental, informal, ágil y muy atractivo en términos visuales. Integra a la perfección los 19 años de material visual grabado por Leonardo Orozco y los 8 años de entrevistas tanto a músicos como stage managers nacionales y extranjeros (algunos con más de 30 años de experiencia). Una edición que tardó 5 años para concretarse en una película que desborda energía en cada cuadro.

El tema se explora a nivel técnico y humano, no se queda en la superficialidad; se nota la gran experiencia del director en lo que nos está contando, mediante las entrevistas a los roadies de Maldita Vecindad, Troker, Maná, Panteón Rococó, The Wookies, Calle 13, Zoé, Los Amigos Invisibles, La Cuca, Phoenix y Camera Obscura.

El documental supo transmitir esa vibra que otro director, externo a este “submundo rock”, no tendría. Leonardo Orozco nos extiende un acceso VIP al backstage donde podemos ser parte de la fraternidad del rock nacional; al menos, por alrededor de las dos horas que dura el filme.

Es una mezcla de humor, escenas en animación, anécdotas y buena música rock; un vistazo al “detrás de”, a la intimidad de las giras, esas “peregrinaciones gitanas” de los rockstars a las que casi nunca tenemos acceso. Un golpe contundente al “talón de Aquiles” de todo rockero. El documental en sí, es algo que ningún asiduo a conciertos y festivales se debe perder.

La música fue un tema primordial. Para darle vida a la banda sonora de esta película se conjugaron los talentos y la colaboración de Frankie Mares (Troker), “Chemín” Santillanes (Fanko), David Velasco (vocalista de Porter), Los Becker, Javo Muñoz (Odín Parada, Baltazar), “Picho” Torres (Sussie 4), Fer Huerta (Porter), entre muchos más. El tema principal se llama “La vida es llena de cables” un cover de la banda chilena Los Samplers en voz de El Señor Coconut.

El director

En 1999 abandonó su trabajo como Jefe de piso en un KFC para irse como staff (sin experiencia, pero con muchas ganas) de su primo y cuatro bandas de rock a una gira que iría de Guadalajara a Nogales, Sonora. Esta sería la mejor decisión de su vida.

Leonardo Orozco “Palomo” ha trabajado de backstage con las bandas Plastiko, Sussie 4, Los Amigos Invisibles, Belanova, Plastilina Mosh, Genitallica, División Minuscula, Juanes, entre muchas otras; es parte importante de una industria musical ascendente:

“He sido muy afortunado (…) Hemos avanzado muchísimo en ese sentido de producción, (por ejemplo) me tocó venir a las primeras ediciones del Pal´Norte, lo que creció es increíble (…) Vine con Porter, vine con Sussie 4, y vine con Los Amigos Invisibles en tres años seguidos, y me tocó ver cómo fue creciendo el proyecto”

A raíz de la idea de grabar su trabajo, y el de la banda Plastiko, a modo de retroalimentación, llegó un momento en el que tenía tanto material audiovisual que surgió la idea de hacer un documental. Ocho años (y $500,000 pesos menos) después, Leonardo Orozco “Palomo” viaja orgulloso por el país con su documental, un documental que se hizo a sí mismo y a sus compañeros roadies.

Lo que viene para Rock Staff

Las siguientes paradas en la gira de Rock Staff serán en Ciudad de México, Toluca y Querétaro; hay planes de exhibirse en festivales cinematográficos de Perú y Barcelona a mediados de año, después en el festival Follow Cinema de la CDMX. Hay interés de exhibidores en Colombia, Argentina, Brasil y Bolivia.

La búsqueda de espacios para presentar este ruidoso documental continúa; Cinetecas, museos, universidades, cualquier recinto que permita vivir la experiencia de estos “obreros de la música”, hombres y mujeres que no aparecen en los carteles ni son perseguidos por hordas de groupies; y sin embargo, son quienes levantan los escenarios, conectan todo y dejan bonito el andamiaje para que los artistas desborden talento ante los fanáticos. En palabras de Leonardo Orozco:

“Me gustaría que (el público) conocieran este oficio, la industria de la música en México genera millones de dólares al año, y de esos millones nos tocan algunos pesos; pero de eso vivimos muchas familias, hay mucha gente que vive de esto, no nada más de roadie, sino como stage manager, como production, como management. Que se den la oportunidad de conocer un poquito a la gente que hace posible que sus bandas se vean y se escuchen como les gusta a ellos en vivo”

Además, en palabras de Paco Huidobro (guitarrista de Fobia): “Creo que ha habido muchísimas más ocasiones en las cuales la han salvado, que la han cagado”. Este documental es uno de esos momentos de gloria.

Sigan la ruta de esta experiencia rockero-fílmica en Facebook, Instagram y YouTube: @rockstaffoficial

Deja tu opinión