Tiempo Regio Diario Informativo

Lo que extrañamos

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Extraño las pequeñas cosas que nos hacían felices, salir a caminar sin tener que cubrirnos la boca con tela y elástico. Pasear por el centro de la ciudad, observar esos hermosos edificios que cuentan la historia de una ciudad hermosa, de gente maravillosa; ver las calles rebosantes (quejarme del tráfico, lo extraño).

Salir y sentir la vida nocturna ahora es una epifanía. Mientras tanto, nuestros lunes y jueves se convierten en domingos interminables. Porque el encierro nos está diciendo que la verdadera libertad esta en los pequeños detalles, en los cuidados que debemos a la tierra y a nosotros mismos.

Ahora todo parece inalcanzable, un viaje, la visita de un ser querido, estar en un café a las cinco de la tarde, charlando y riéndote de cualquier estupidez ocurrida la oficina. Volver al parque donde solías caminar para distraer la mente, porque has estado pensando en que esta vida pasa rápido y ni siquiera has hecho la cuarta parte de las cosas que dijiste que harías, o tendrías, a los veinticinco. Ahora, no nos deja dormir la paranoia de un virus, alien, o hasta un ataque zombie.

Extraño que todos podamos tener un “plan chido” para el viernes o el sábado, aunque sea ir al mall “a ver que hay”, darse una escapada el finde a “ranchear”.

Que la cuarentena no te amordace, seamos creativos. Si estas en home office de ocho a diez horas, date un momento para repensar si deseas hacer eso toda tu vida, si lo disfrutas como debe ser, si es lo suficientemente bueno para seguir haciéndolo los próximos cinco o diez años. Crea una rutina, tarde de yoga, lectura erótica o exótica; porque la “cuerpa” también pide, exige y merece… ¡date!

Intenta hacer ese postre que alguna vez viste en los canales de Youtube, donde parece que todo mundo tiene habilidades culinarias extraordinarias. Extraño ponerme de acuerdo “a última hora” con una amiga para ir a beber café. comernos una buena concha de chocolate mientras nos quejarnos de “los kilos de más”.

Extraño lo cotidiano y lo simple de nuestra vida antes de esta enorme sacudida. Después de esto, dejemos de hacerle daño a la tierra y a nosotros mismos. Extraño todo y a todos.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leér más