Tiempo Regio Diario Informativo

Libertad de prensa y pseudo-periodismo

La libertad de prensa es para informar y servir, denunciar y señalar, para cuestionar y exigir respuestas, pero sobre todo para criticar lo que está mal y debe ser corregido. No es para solapar la incompetencia y corrupción de políticos o funcionarios públicos de 4ª categoría.

Hoy en día hay mucho personaje inculto e ignorante, incluso con títulos de maestría o doctorados universitarios, que aprobaron exámenes de materias académicas, pero que no tienen la menor idea de cómo funciona el mundo real y sus procesos; creen en conspiraciones de iluminatis, extraterrestres y reptilianos, pero no saben ni hacer su comida.

Que astroso ha de ser tener que escuchar a un xenófobo amante de la posverdad y la mistificación, como ha ocurrido varias veces en los medios de México. Una cosa es que los borregos lo alaben, eso no tiene nada de extraordinario. Lo raro sería que ese tipo de personajes dijera algo con cordura, lógica y razón, lejos de sus ideologías de odio que son pro-ignorancia.

Que alguien con un «doctorado» se ponga a «explicar» sobre política y sociedad basándose en sus creencias en conspiraciones, mistificación y posverdad, sólo pone en evidencia su pobre nivel «intelectual». Ignorancia e incultura con chapa de oro. Quieren arreglar al país y al mundo, pero no pueden arreglar ni un café.

En México se vive una guerra, una guerra contra la corrupción, pero lo malo del asunto es que sus más feroces agentes están inmiscuidos en las altas esferas del Poder Ejecutivo de la nación y algunos en los medios de comunicación. Y no se diga en las redes sociales, ahí pululan los bots y cuentas muppet (títeres) que apoyan, solapan y defienden al régimen, aunque sus dictados estén en contra de la lógica y la cordura.

Es vergonzoso ver a esos mal intentos de “reporteros” o “periodistas”, más títeres, sembrados en las ruedas de prensa mañaneras que hacen comentarios o preguntas a favor del régimen en lugar de cuestionarlo, exigirle respuestas o poner en evidencias sus múltiples faltas y errores.

Un periodista no puede estar afiliado a un partido político, pues perdería su objetividad y su línea editorial se podría ver vulnerada, mucho menos con un partido que se ha caracterizado por ser opresor y comparsa de la censura y la “ley mordaza”. Se dice que solo hay algo peor que ver un político corrupto, y es ver a un jodido defendiendo a ese político corrupto.

Hoy en día la enorme desaprobación que hay al gobierno mexicano ya no se puede esconder, la mayoría de las encuestas libres así lo señalan abruptamente, incluso las hechas por personajes que defienden al poder oficialista se han visto volteadas contra ellos mismos.

Hay que decirlo con todas sus letras, el pseudo-periodismo y la telebasura (y demás contenidos basura en los medios) están aniquilando a los medios de comunicación y destruyendo a la cultura misma. Se tenía que decir, y se dijo.

Ver que la libertad de prensa es vejada por los mismos que deberían de defenderla, es vergonzoso, es astroso. Ver que un “periodista” (perdiodista) defiende a un régimen corrupto desde sus raíces, es la causa por la cual este país se esta yendo a la basura.

Hoy todos sabemos que la “Revolución mexicana” fue un fracaso, los ricos terminaron siendo más ricos y los pobres terminaron siendo más pobres, y esta “4ª transformación” también pinta que va en ese mismo camino.

http://twitter.com/belduque

http://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptoLeér más