Tiempo Regio Diario Informativo

La posverdad transformada

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Son muy lamentables las actitudes que toma la muchedumbre digital mexicana. Aparentemente tan inculta e ignorante como la misma masa popular, señalada en tantos libros de teoría de la comunicación universitarios, que se deja manipular y dirigir solo para satisfacer intereses particulares de ciertos líderes; aunque estos, estén por encima de sus beneficios o necesidades personales.

Hoy, esa muchedumbre virtual apoya la creación de la «Guardia Nacional». Dicen que será un gran beneficio para la seguridad del país, pero no recuerdan que hace unos 12 años existieron las «Fuerzas Federales de Apoyo», muy criticadas por la “oposición”, pero que eran exactamente lo mismo.

De borregos a «chairos»

Que poca memoria tienen algunos de los fanáticos seguidores de políticos. Antes se les llamaba «borregos», ahora “chairos”, en cuanto a historia temprana del quehacer político mexicano. Un día atacan algo y al otro sexenio lo aplauden.

Prefieren la “verdad” que más les guste y acomode aunque esta sea ajena a la realidad, cruda e incómoda para ellos. 

Como ha dicho el gran escritor y profesor de economía Luis Pazos: “Poder limitado de los gobernantes, fundamental para garantizar las libertades del pueblo”. 

Después de la Biblia, el libro más manipulado, vejado y mal parchado es la Constitución mexicana. Casi todos los años la modifican o arreglan según la conveniencia del gobierno en turno. De nuevo está ocurriendo esto, y los “fanseses” no dicen ni hacen nada. Inclusive, están modificando la Norma Oficial Mexicana, en varios ámbitos, para parchar errores que ya cometieron. Pero antes, los “chairos” sí lanzaban el grito al cielo por lo mismo. 

Esta doble moral de los fanáticos seguidores del actual gobierno deja mucho que desear ante el mismo país y el mundo. El pueblo de México son todos los ciudadanos, no una chusma digital de cuentas virtuales o puppets en las redes sociales. Hoy en día, no es ningún secreto, la mayoría de la ciudadanía está en contra de varias de las decisiones del actual gobierno, aunque algunos “periodistas” lo intenten ocultar.  

De periodistas a “perdiodistas”

Hay que recordar a los “periodistas” que antes se les llamaban “chayoteros” o “paleros”. Son aquellos que se dedican a defender a los políticos y funcionarios de gobierno sin criticar y señalar sus errores; aunque ahora, los chairos llaman “chayoteros” a los que critican y señalan los errores cometidos por su gobierno.

Pero eso es periodismo real y auténtico. No hay puntos medios en esto, el periodista tiene que decir lo que se debe de saber, no lo que complazca a unos cuantos. Si un periodista se pone a defender políticos, deja de serlo y se convierte en un vil siervo de la «payola» y del «cebollazo», se vuelve en un «perdiodista».

Si hay algo peor que un político corrupto, es un pseudo-periodista intentando defenderlo. Pero algo mucho peor es ver a un pobre fanático defendiendo a ambos. Unos lo hacen por conveniencia, los otros por ignorancia. 

«Un país sin contrapesos lleva necesariamente a la tiranía», así lo ha dicho el político y filósofo Fernando Belaunzarán, y tiene mucha razón; los ejemplos más recientes que tenemos en este campo son Venezuela y Nicaragua, en donde las dictaduras intentan suprimir por todos los medios a la oposición, que es el mismo pueblo que clama por su libertad y sus derechos. 

Dicen que lo único bueno que surge de las tiranías y dictaduras son las revoluciones; aunque en nuestro país, son las «revoluciones» las que terminan perdiendo. Ahí se las dejo de tarea.

http://twitter.com/belduque
https://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leér más