Tiempo Regio Diario Informativo

Madre es la que sí los cuida

Seamos honestos, muchas mujeres creen que el título de “madre” se gana solo por el hecho de haber dado a luz; pero siendo francos, eso no es suficiente requisito para que una mujer sea digna de ser llamada madre.

Pues una madre no es la que parió, eso es una mera función biológica, resultado de una acción que pudo ser bajo consentimiento o sin ello, con gran placer o con gran horror para algunas; pero eso no es lo que realmente es ser madre.

Aunque algunas ya se han de estar rasgando las ropas y diciendo injurias, la cruda realidad es así. Si tienen la suficiente honestidad, decencia y valor moral, se darán cuenta de lo que realmente es ser madre.

Y para las “madres luchonas” que dicen “es que no hay escuela para ser madre”, infórmense bien, sí las hay (al menos en México), en los distintos institutos estatales de Desarrollo Integral de la Familia imparten cursos para madres y padres primerizos.

Una madre es aquella que cuida y educa a los hijos lo mejor que pueda, pero no se limita a creer que les da una “buena educación” llevando a sus hijos a un “buen colegio”, una auténtica buena madre hace lo que sea necesario para constatar que así sea, que esos niños que tiene bajo su cuidado reciben la educación adecuada para lograr llegar a ser buenas personas, honestas y decentes para la sociedad. Incluso ella misma se prepara y capacita para brindarles un buen ejemplo en su casa, pues como han de saber, en la escuela solo se les enseña información académica relativa a la ciencias sociales y naturales, pero es en el hogar donde ellas tienen la obligación de enseñar a sus niños moral, ética y buenos modales, pero sobre todo la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto.

Una madre no es esa que no se preocupa por la parte mental o ideológica de sus hijos, pues es su obligación de madre inculcarles con sus palabras y sus acciones un ejemplo de las virtudes y valores que deben de regir en su vida diaria, platicando con ellos para verificar su desarrollo mental día con día para así evitar, y corregir inmediatamente de ser necesario, las malas conductas que a la larga le pueden acarrear un gran pesar a su familia e incluso a la sociedad.

Una madre es la que los cuida con todo su cariño, siendo estricta y amable cuando es necesario, pues sabe que más vale dar unas buenas nalgadas, y bien dadas, a tiempo cuando son pequeños, mucho antes de que tenga que ser la policía o un militar quien tenga que suprimirlos de forma más fulminante cuando ellos sean mayores.

Un buen correctivo, como unas buenas nalgadas, no es un castigo, pues llevan una enseñanza moral tras ellas, no debe ser un simple capricho de una “madre” inculta e ignorante que ante la mala conducta o travesura de sus pequeños arremete contra ellos por simple coraje e incompetencia, degenerando su acción correctiva terminando por ser un simple berrinche, tan bajo como el de cualquier niño malcriado y chiflado.

Una buena madre es aquella que sabe que no debe de hablar con “malas palabras” en frente de ellos, o peor aún, hablarles a sus hijos de esa manera, pues una mala palabra o un insulto puede hacer mucho más daño que un simple golpe físico. El “no ser dejadas” o el “saber defenderse” no implica tener lenguaje de presidiario. La gran mayoría de esos delincuentes que andan en las calles fueron hijos que nunca fueron corregidos correctamente, son el resultado de malos padres y malas madres que nunca les pusieron un alto cuando fue su obligación hacerlo.

A pesar de todo, todavía hay muy buenas madres, pero que tienen muy malos hijos, que incluso no merecen ser dignos de ser llamados “hijos” o “hijas” de ellas, o que en otras palabras, “no valen madre” como persona o seres humanos. Así como también hay algunos buenos muy hijos, que llegan a tener pésimas “madres”. Son esos gajes de esta vida.

Si vas a tener hijos, piensa que debes de hacer para criarlos y enseñarles a ser personas productivas para la sociedad, que no sean solo el producto de un momento de “pasión”, si vas a tener hijos es porque los vas a cuidar y formarlos en los deberes y obligaciones que todo ser humanos civilizado tiene, que no sean un desperdicio de material genético tirado a la cañería.

Si vas a tener hijos que sea bajo la consciencia de que ellos serán tú legado para el mundo, ellos hablarán por ti y de ti, cuando tú ya no estés en este mundo.

Si tienes hijos, y no vas a cuidarlos correctamente, porque no te interesa (“te vale madre”) su desarrollo, no porque no tengas los recursos económicos para inscribirlos a una buena escuela, pues hay madres de “escasos recursos” que nos han heredado excelentes personas para la sociedad; si no vas a cuidarlos como es debido, entonces dónalos a personas que sí les interesa dejar un buen legado a la humanidad, hay instituciones formales y oficiales que pueden ayudarte a eso, y no hagas cargar a la sociedad con individuos que no supiste educar tú, por el simple hecho de que no te importó hacerlo.

No faltará la “feminista” que diga “¿tú qué sabes de eso? ¡Si no eres madre!”; pero yo les respondo que se bastante del tema, pues conozco a muy buenas madres que sí han cumplido cabalmente con su sagrado deber de formar bien a sus hijos, entre ellas mi madre, a la que siempre le agradeceré cada momento, cada consejo, cada regaño, cada nalgada  y cada cariño que me dio, pues ella me supo poner freno cuando fue debido, y me impulsó cuando fue necesario.

Gracias a ella he logrado muchos de mis triunfos y éxitos de mi vida, pues me enseñó lo que era la decencia, el honor y la dignidad, como lo deben de hacer todas las madres, no solo como meros conceptos teóricos, sino con ejemplos prácticos y reales. Pero sobre todo, aprendí a estar agradecido con ella, pues todo lo que hizo, lo hizo por mi bien, sabiendo que era lo adecuado para mi, mi familia y la sociedad.

Ser madre, en toda la extensión de la palabra es ser ese mar de amor que es tan basto, que se conforma con unas cuantas gotas de cariño de sus hijos, pues a una auténtica buena madre, nunca se le podrá pagar todo lo que ha hecho por sus hijos, con nada se le puede pagar, el habernos formado de la mejor manera, para ser gente de bien.

Pues el hecho de haber parido, eso cualquier mujer lo puede hacer, y no por ello merece el título de ser madre.

Ahí se los dejo de tarea. He dicho.

PD: Muchas gracias por todo, mamá.

http://twitter.com/belduque

Artículos Relacionados
1 De 9

http://www.facebook.com/BelduqueOriginal/

DA TU OPINIÓN, QUEREMOS LEERTE 🤳👨‍💻👩‍💻 | #TiempoRegio ☀

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leér más

WhatsApp chat