Tiempo Regio Diario Informativo

Incidente Roswell: Un caso resuelto

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Uno de los casos más representativos dentro de la historia de la ufología es el llamado Incidente Roswell, sin embargo, a pesar de que su mito sigue vigente, su misterio ya ha sido resuelto desde hace tiempo.

Esta moderna leyenda urbana de ciencia ficción inició un 3 de julio en el año 1947, cuando el granjero Mac Brazel reportó el hallazgo de un presunto objeto volador no identificado que se había estrellado. Según las primeras pesquisas, este acontecimiento sucedió el día 2 de julio cerca del poblado de Roswell, Nuevo México, hasta donde las autoridades militares se desplazaron.

Los medios de comunicación locales se enteraron hasta el día 7 de junio, y al día siguiente la noticia se había desplegado por todos los medios. Al parecer, al no saber cómo manejar el incidente ahí ocurrido, un comandante militar permitió que la prensa publicara que aquello se había tratado del estrellamiento de un “platillo volador”, algo que en aquellos tiempos era equivalente a decir que era nave extraterrestre, y lo más interesante, que lo habían recuperado.

Sin embargo, al ver el revuelo que esto había causado, un día después, un general del ejército desmintió que se tratara de una nave extraterrestre, informando que en realidad se trató de un globo meteorológico. Pero los aficionados y los fanáticos de las historias de ovnis y extraterrestres no permitirían que el mito muriera tan fácilmente.

La cuestión es que, en aquellos años, las autoridades militares estadounidenses permitieron que la leyenda urbana creciera tanto para distraer a la población de los grandes problemas sociales que padecían y la enorme tensión que tenían con la Unión Soviética. Sirvió como una cortina de humo para la crisis que estaban viviendo. Recordemos que en ese año inició la «Guerra fría» entre las dos potencias militares.

Con el pasar de los años algunos “investigadores” y “ufólogos” engrandecieron el mito, pero todo esto llegaría a su fin (parcialmente) varias décadas después con la desclasificación de los archivos secretos del proyecto “Blue Book” y otros documentos federales que eran secretos en el pasado.

En el Campo Aéreo del Ejército de Fort Worth, el Mayor Jesse A. Marcel de Houma, La (mirando a la derecha) y sosteniendo un pedazo de material forrado de aluminio relacionado con el incidente OVNI de Roswell, Nuevo México, 07/08/1947

Gracias a esas desclasificaciones de documentos y archivos, se logró saber que el afamado Incidente Roswell en realidad solo se trató de la caída del Globo N°4 del Proyecto Mogul, que estaba encaminado a detectar la presencia de armas nucleares soviéticas a grandes altitudes de la atmósfera.

Sin embargo, esta desmitificación fue rechazada por los «ufólogos» y los fanáticos del mito del estrellamiento del ovni, pues ellos alegaban que dicho ovni se estrelló con sus tripulantes extraterrestres en esa zona, y que, según los rumores de la propia gente, fueron recuperados por los militares.

Sin embargo, este rumor fue descartado cuando, en el año 2005, el investigador Nick Redfern dio a conocer un hecho tan terrible como insólito. Sí hubo cuerpos en el lugar del estrellamiento, pero los cuerpos de los presuntos extraterrestres recuperados en ese accidente, en realidad se trataba de los cuerpos de dos prisioneros de guerra japoneses quienes vestían trajes especiales diseñados para soportar las altas presiones y la falta de oxígeno a grandes alturas, los cuales viajaban en una pequeña cabina que transportaba el globo y que ellos habían sido usados como parte de un experimento.

Ahí terminó el mito de los extraterrestres del famoso caso Roswell, pero hoy en día es parte del folklor y leyendas de ese poblado, que hoy vive del turismo y la venta de souvenirs. Al igual que muchas otras leyendas urbanas, ésta seguirá presentes en la cultura popular de esa localidad.

Leyendas y mitos de este tipo continúan presentes en la mente de todos aquellos que todavía creen que no somos los únicos en el universo, a pesar de que no se tiene ninguna evidencia de eso. La moraleja radica en que no importa el creer que no somos los únicos en el universo, eso es erróneo; lo único que importaría sería el poder demostrar que no estamos solos, pero hasta ese momento no hay pruebas de eso, por lo que debemos hacernos responsables por lo que nos toca en este mundo.

Y quien diga lo contrario, que lo demuestre.

https://twitter.com/belduque

https://www.facebook.com/BelduqueOriginal

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leér más